Comentarios de Cursos

Este espacio es para que conozcas la experiencia de alumnas que ya han participado en los Cursos de Danza del Vientre.

Si tú acabas de hacerlo, estás invitada a dejar tu comentario.

Si deseas participar no olvides inscribirte aquí

Te gustó ? Compártelo !
FacebookTwitter

3 Comentarios

  1. Practicando danza del vientre de manera sutil y suave, jugando con el aire, marcando con el sol y moviéndome con la luna, para ser toda una divinidad!!! En honor a Afrodita, ya ves lo que se dice de las diosas, jajajaja

  2. Mónica , con tu danza aprendí a ser mas yo ,a encontar en mi ese ser interno maravillloso que todos poseemos , me encontré con una mujer llena de emociones y sencibilidades , por algunos temas de tipo personal por el momento no puedo continuar danzando , pero tu recuerdo vive en mi , y todavía cuando puedo silenciosamente repaso cada movimiento tranquilamente como puedo y me transformo en esa bailarina de la Danza del Vientre que siempre quise ser , algún día no muy lejano retomaré tu maravillosa Danza .Con Cariños y recuerdos… Rossana

  3. En el año 2004 participé en un Taller Intensivo de Danza y Ritmos, basado en las enseñanzas de dos grandes de la Danza del Vientre como son los egipcios Masmoud Reda y Farida Fahmy. Las combinaciones de pasos que allí aprendí fueron tan complejas, que me hicieron abrir de par en par la cabeza y expandir al límite los horizontes de la mente. Fue impresionante constatar cómo, al cambiarnos los esquemas mentales traducidos en este caso al cuerpo, todas las chicas, bailarinas o profesoras que tenemos un buen dominio de la técnica, quedamos como en kinder.
    Al segundo día de trabajo, perplejas aún por los enigmáticos nuevos senderos que se nos proponían a través del Maqsum, el Saidi y el Masmoudi, nuestras conciencias “ampliadas” lograron por fin balancear el peso del cuerpo hacia un lado y girar extactamente para el lado contrario al que parecía indicar la formación cartesiana…para qué hablar del complejo Samai que apenas rozamos:meterse bien en el espíritu de ese ritmo es maestría.
    Me gusta creer que cada cual atrae a su vida las experiencias que necesita para aprender. Y por lo tanto, también a las personas que le proporcionarán ese aprendizaje. Farida nos mostró que lo peor que hacemos las bailarinas occidentales es pasar de un paso a otro. Por que se nota. Y no se tiene que notar. La danza debe ser tan fluída como los dibujos de los arabescos; uno entrelazado con el otro… probablemente a todas nos cuesta ese fluir, esa unidad, porque al interior de nosotras mismas estamos escindidas, aunque estamos en el camino, luchando contra esa escición.
    De todos modos, les cuento que logramos los arabescos ese fin de semana;vimos nuestras trancas y dificultades y trabajamos con ellas. No puedo hablar por el resto de mis compañeras, pero para mí ese par de días, mi energía fue tanta y tan concentrada, logrando involucrar de manera tan completa mi ser, que mis tres cuerpos básicos; el físico, el mental y el emocional se alinearon.
    Desde entonces, me recorre una grata sensación. Si aquella vez pude, siempre podré. Que así sea.

Dejar un Comentario

  1. (requerido)
  2. (correo válido requerido, no es publicado)
  3. (requerido)
  4. Captcha
 

cforms contact form by delicious:days